Vino la diva Kylie Minogue


14/11/2008

La cantante australiana ofreció un espectáculo increíble, ante 10.000 personas. El espectaculo contemplaba baile pop con su estampa de estrella. Era estar en Broadway del Siglo XXI, dejó más que felices a sus devotos fans, y suspendió a lo lejos al fantasma de Madonna.

Hemos hablado de Madonna y solo de Madonna en todo este mes. Que viene, que no viene, que podria ser o quizás no  Que los chilenos son siúticos si compran las entradas más caras pero todos las compran igual. Que se acabaron las pre-ventas, que se hicieron filas enormes o que el servidor colapso.. Ya nos tiene a todos cansados el tema.

De Kylie Minogue se habla menos y hace más. En la noche de jueves en la Pista Atlética del Estadio Nacional, la australiana demostró que ella también tiene suficiente para dejar satisfechos a sus funs. Ante diez mil personas todo resulto excelente.

En una nítida pantalla gigante a espaldas de la diva, se pudo apreciar sus seis cambios de vestuario y atractivas proyecciones en, su show fue simplemente una fiesta. No hubo aquí espacios para sentimentalismos, nostalgia ni nada que se les parezca, desde la apertura con “Speakerphone” y la infalible “Can’t get you of my head”, pasando por éxitos como “In your eyes”. Un inicio de electropop sintetizado en estado puro, fórmula de origen ochentero cuyas variaciones posteriores vinieron más que nada de la mano de la tecnología, pero cuya efectividad no ha mermado. Con ella, el trabajo de su banda durante el primer segmento se transformó en un mero detalle detrás de las secuencias, mientras su voz se mantuvo refugiada entre los efectos y la envolvencia de su coro.

Por otro lado porque los pasajes siguientes, pudieron haberse suprimido —incluyendo una interpretación de “Copacabana” con aires de Broadway— evidenciaron un carácter más orgánico en su grupo, así como la realidad de su voz. A dos décadas, para ser más precisos, cuando pavimentaba un camino más cercano al de una fugaz estrella inocente, tipo Debbie Gibson, que al de la diva sensual en que luego se convirtió. De esa época datan temas como “I should be so lucky” y su versión de “Locomotion”, con que cerró la noche prácticamente a capella.

Para los presentes, Kylie Minogue es simplemente un ícono, una banda sonora y simbólica que los definen e identifican. Y eso también es mérito divas.

                                                                       Alfredo del Campo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: